Etiquetas

xavi-castillo-032d

Ayer quedé a cenar con varios amigos, uno de ellos de Alcoi, y volvió a salir, como no, el tema de Xavi Castillo, que había gente en la mesa que no conocía a este humorista teatral monologuero de Alcoi, ¿cómo que no lo conocéis? Pero si es muy bueno cuando imita a Rita Barberá, bebiéndose un gintonic directamente de la America’s Cup… y Camps, cuando hace como si fuera un ser angelical, y le dice eso de que “lo ves y dan ganas de decirle Menja, home, menja…” y cuando te habla de Alcoi, y los moros y cristianos, y el Rey Moro, “aixo ho pague jo!”, ché, que no puede ser. Que es demasiado.

Que él dice que hace humor cochino, de ese que igual después de verlo, si eso, te da permiso para ir y decirle: “aixo, no, Xavi, aixó está feo”; y sí, es humor cochino, pero también esperpéntico, social, político. Se ha especializado en diseccionar la cultura y política valenciana y presentarla drásticamente, tan drásticamente que te hace reirte sin parar.

En su historial, que la Generalitat le haya censurado un cartel porque en él aparecía una caricatura de Zaplana bajo el epigrafe “El malo”, y que en unos cuantos ayuntamientos del PP no le dejen actuar sus respectivos alcaldes: pero no pasa, esos alcaldes ya son protagonistas de sus monólogos, han pasado a la historia del arte escénico de la última forma que ellos imaginaban…

Anuncios