Etiquetas

fuji

Opsss, que pena, 25 años de cárcel por violación de los DDHH. A todo cerdo le llega su san Martín… quien lo iba a decir, tengo grabadas las imágenes de cuando los Tupac Amaru tomaron la embajada de Japón y el señor Fujimori rescató a los rehenes (a los que sobrevivieron) a sangre y fuego; tengo grabada la imagen de este fantoche con un chaleco antibalas, poniendo el pie encima de los cadáveres de uno de los Tupac Amaru, en plan cazador de safari africano. Todos sabíamos que era un asesino, ahora han podido inculparle de 25 crímenes.

Aquello ocurrió en el 96, recuerdo que cuando estábamos comentando la noticia en clase, cuando yo repetía COU en los Maristas, un compañero me llamó terrorista por lamentar la muerte de los tupac amaru; en ese mismo momento se metió en la conversación la profesora de latín, una señora a punto de jubilarse, con su permanente rubia y sus joyas, impecablemente arreglada, y rompiendo todos los estereotipos, soltó en medio de la clase: “el día que tu pueblo sea arrinconado, le quiten sus derechos y maten a tu familia de hambre y miseria, ese día entenderás que no todo el que lucha por su dignidad es un terrorista”. El chaval creo que sigue con la boca abierta, yo también. Y por eso os lo cuento. Ahora, 13 años después, leyendo la noticia de la condena a Fuijimori, se lo dedico a Trini, mi profesora de latín. Ahí queda eso.

Anuncios