Etiquetas

,

toasters

Como prometí, asistí ayer al concierto de los Toasters en la Sala Stereo.

Muy buenos, que puedo decir. Tocaron sus grandes clásicos y un montón de temas más, todo perfectamente encajado y estudiado: se nota que son una de las bandas de ska que más conciertos han dado en la historia. Como no soy crítico musical ni intento serlo, paso directamente a lo que más me gusta: las anécdotas.

Para empezar muy buen rollo entre el público, joder, estábamos buena parte de los supervivientes del pub La Maskletá (seguimos vivos, toda una alegría comprobarlo!); para seguir me apalanqué en la barra del fondo para ver el concierto -uno va sumando años-, y mientras tocaban los teloneros, los Toasters tuvieron la misma idea que yo, así que vi el concierto muy bien acompañado, de hecho cuando la peña se dio cuenta venía a hacerles fotos, y yo ahí en medio con cara de circunstancias, que ahora mismo debo estar en 300 álbumes de esos del facebook.

Otra curiosidad: cuando me enteré en primera persona que no tenían plis play en la Stereo (y por tanto que me ofendieran en lo más profundo de mi ser ;D), me tuve que conformar con un Bud y, mientras me la bebía con cara de haber chupado un limón, le comenté a Bárbara: fíjate que curioso, que esta banda viene de NY a tocar a la otra punta del mundo, a Alicante (o Chalichante como decía el cantante de los Toasters), y en la sala donde van a tocar les ponen una Bud americana: deben sentirse como en casa. Y… como si me hubiera oido, a mitad de concierto, el cantante se para y le dice a un del público What are you drinking? Bud? jajajaja San Miguel, Estrella era good beers, Bud not. Con lo cual yo miré hacia el techo y pensé, joder con las casualidades de la vida.

Por otor lado, me podrán jurar que son de NY, pero si me dicen que son una pandilla de músicos de taberna de Dublin, me lo creo a pies juntillas.

Anuncios