Etiquetas

, , , ,

cani

Va un cardenal y pide perdón por los abusos a menores cometidos en escuelas católicas irlandesas en las décadas de los 50 a los 80. Y dices, pues bien, es lo suyo. Bien está.

Perooooo…..

No lo podía haber dejado ahí, sino que añade ese broche que matiza la declaración: pero no es comparable a los millones de vidas destruidas por el aborto. Ahhhh, que susto, pensaba que la Iglesia se había convertido en un ente racional, pero no, no sufráis, van a seguir regalándonos su visión del amor.

Pero espera, que matiza Mayor Oreja, defendiendo al cardenal, que ambas cosas son execrables ¿eh? que no lo dudéis, pero que la Iglesia tiene que tener preferencias y orden en su moral. Y una cosa va primero, y el resto detrás. Que las puntúan, vamos.

Así pues, propongo que elaboren un ranking, para que los fieles sepan exactamente la cantidad de asco que tienen que mostrar en su cara cuando vean el telediario. Que un marido se ha cargado a su mujer porque ésta quería divorciarse de él: 5 puntos de exacrabilidad (menuda palabrita), que al fin y al cabo, quería desmontar una familia; una violación de un menor por parte de un cura, 8 puntos; un aborto, 1o puntos; un aborto de una menor sin el consentimiento de sus padres, 14 puntos y el complementario. ¿Así les quedará más claro, no?

Volviendo a ponerme en el rol de ateo tira-espuma por la boca: ¿realmente era necesaria esa comparación? ¿o es una manera de quitar hierro a la primera decalaración? En fin, que pese a todo, no dejan de sorprenderme.

Anuncios