Etiquetas

, , ,

plan-rabasa

Si algo recuerdo como si me lo hubieran grabado con fuego de mis años en EUPV es el Plan Rabasa. Centró nuestras denuncias y campañas a nivel municipal, por tratarse del plan más exagerado de desarrollo insostenible de los que se habían dado en nuestra ciudad. Un auténtico monstruo de ladrillo que albergaría miles de viviendas en una ciudad que ya cuenta con miles de viviendas vacías. Situado sobre uno de los pocos humedales (aunque artificiales) de la ciudad. Sin un proyecto claro de servicios (colegios, hospitales, etc). Todo otorgado a un único constructor, Ortiz, que tanto feeling tenía con el ex-alcalde Alperi.

Hoy compro el Información y me encuentro con un encarte la mar de simpático, firmado por Viviendas sociales del Mediterráneo. En él se insiste en las zonas verdes, en el crecimiento sostenible, en las viviendas de protección oficial, en la portección de las lagunas. En él te remiten a una web la mar de simpática, con una estética “inocente”, como si fuera la web de una guardería.

El caso es que finalmente van a construir el macrocomplejo (eso ya me lo temía yo), pero todo este despilfarro de buen rollismo, esta protección de las lagunas, esta conciencia social, esta cantidad de VPO… ¿puede que sea la consecuencia de las movilizaciones y las campañas de presión que desarrolló EU y otras fuerzas sociales de la ciudad? ¿Puede que, al menos, si no podemos parar al monstruo, le hayamos obligado a mostrar su cara más amable, a no actuar con total impunidad, a tener que ceder de alguna manera? Quiero pensar que sí, que una hormiga no puede parar una locomotora pero puede molestar al maquinista.

Anuncios