Etiquetas

, , ,

raul-willy

Hay noticias que te dan risa por no llorar.

Que resulta que cuando Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya decidieron ir juntos en las Europeas, prometieron ir juntos en el mismo grupo parlamentario europeo. Pero que ahora, que cada uno tiene una silla, deciden que uno se va al grupo de la Izquierda Europea y el otro al grupo verde. Que IU dice que la Mesa de la coalición decidió que se integraran todos en la Izquierda Europea, y los de ICV dicen que no la mesa no dijo eso. Así que unos llaman traidores (para variar) a los otros, y los otros dicen que tú más. Y se quedan más anchos que largos y hasta la próxima.

Si se me permite el análisis profundo: me descojono. Me descojono de la cara que tienen ambas organizaciones. Como venden que van a ir juntos (supongo que por aquello de dar sensación de unidad, de bloque de izquierdas, de voto útil, etc) cuando en realidad cada uno está pensando: que la peña vote, que luego voy a hacer lo que me salga en gana. ¿Y cómo es que me atrevo a hacer esta acusación? Pues porque nadie con dos dedos de frente se puede tragar que una decisión de ese tipo no la decidan previamente, la firmen y la hagan pública en rueda de prensa conjunta. Si no hacen eso es porque quieren tener las manos libres para luego hacer lo que les de la gana, y punto. Y si la mesa esa fuese un órgano medianamente serio, la decisión que tomaran la harían pública, clara y explícitamente, en el mismo momento de tomar la decisión: no habría lugar a interpretaciones posteriores.

He visto estrategias cutres de este tipo hasta la saciedad; recuerdo en las últimas elecciones municipales que viví dentro de EU, cuando decidieron hacer una votación sobre si nos sentábamos a parlamentar con otras fuerzas políticas o no. Yo insistí en el Consejo Político que la votación no tenía sentido, que en todo caso habría que hacer una votación por cada una de las posibles fuerzas políticas con las que habría posibilidad de pactar. Me explico: una votación que fuera ¿quieres que hablemos con el Bloc?, ¿quieres que hablemos con IR? ¿quieres que hablemos con los Verdes?. Bueno, evidentemente me miraron con cara de este tío está loco y siguieron para adelante con la pregunta única y generalizada: ¿Quieres que nos sentemos con otras fuerzas políticas?. Salió que no (yo me abstuve porque no estaba de acuerdo con la formulación de la pregunta, como acabo de explicar). Al final, un buen día, sin votación previa ni leches, resultó que íbamos en coalición con IR y los Verdes. La explicación, que eso había sido una decisión a nivel autonómico. Así que no me sorprende lo de Europa, sólo me hace gracia, porque hay cosas que nunca cambian.

Anuncios