Etiquetas

, , ,

alhambra

Que sorpresa me llevé cuando muy cerca de mi casa, plantaron la barraca de Octanos y Goles (vaya nombrecito), y dedicaron este año la portada de la misma a uno de los balnearios que estaban hace años en la Playa del Postriguet, el Alhambra.

Si queréis saber más sobre estos balnearios -dos de los cuales eran fijos: el Alhambra y otro, y los demás se montaban y desmontaban cada verano (como hacen actualmente con los chiringuitos)- podéis consultar la web Alicante vivo: http://www.alicantevivo.org/2007/08/alicante-en-el-recuerdo-los-balnearios.html. Durante la guerra fueron bombardeados, y después, aunque volvieron a la actividad, fueron desapareciendo paulatinamente hasta los años 70 creo recordar.

¿Y por qué me ha llamado tanto la atención? Pues porque resulta que este balneario, precisamente este, era de mi familia (hasta la guerra civil), y mi abuelo vivió por lo tanto su adolescencia currando en el balneario. Cuando llegaba la temporada de verano, contrataban a muchos conocidos suyos de Aigües de Bussot para que ayudaran de camareros, y mi abuelo se trasladaba a vivir allí toda la temporada estival con ellos en plan hippie (todo lo “hippie” que se podía ser en los años 30, supongo). De hecho, se conoce que logró tener bastante buen rollo con los empleados, al menos con uno, ya que cuando lo cogieron las fuerzas republicanas para darle el paseillo, uno de los camareros salió a su rescate diciéndoles que se habían equivocado, que él no era de los rebeldes, que era de los suyos. Y por ese camarero existo yo, claro.

Je, como véis, una historia más de la guerra civil como hay un millón, pero esta es la mía. Igual que los balnearios, que no son más que un cachito de la historia de Alicante, pero siempre me ha onorgullecido que mi familia tuviera que ver en ese cachito de historia alicantina.

Anuncios