Etiquetas

, , , , ,

rogerdeflor

Algún responsable (por ahora sin cara, aunque se deduce que la tendrá de cemento) del Palau de la Música, ha borrado la palabra catalán del libreto de la zarzuela de Chapí Roger de Flor, y la ha cambiado con gran arte por la palabra valenciano… así, sin más, con goma y lápiz, lo que viene a llamarse hago lo que me sale de los cojones que para algo el auditorio es mío.

Por si alguien tiene alguna duda, el personaje de la zarzuela, Roger de Flor, está basado en un capitán de los Almogavers. Esta tropa, de origen aragonés y catalán, fueron los encargados de la conquista de valencia. Por otro lado, el compositor, Ruperto Chapí, era alicantino, así que no se confundió, sabía muy bien la diferencia entre un ejército catalán y una valenciano.

Pero nuestros queridos gobernantes valencianos del PP tienen un problema con equiparar valenciano a catalán, y dentro de la obsesión que tienen como el tema, el cambiar la historia a través del texto de una zarzuela parece un daño colateral menor, pero no deja de ser curioso comentarlo, para que seamos conscientes de hasta donde llega el fanatismo.

Fanatismo que también vivimos cuando ordenaron cerrar los repetidores de TV3 (por cierto, privados, que los instaló ACPV: Acció Cultural del País Valencià): en un mundo globalizado, impedir la visión de una televisión de una autonomía colindante, que además comparte idioma, roza el absurdo.

Igual de absurdo y fanático que seguir sin reconocer que valenciano y catalán es el mismo idioma a efectos de opositar: en este absurdo País Valencià el título de filología catalana no acredita que hables valenciano (pese a tener 18 sentencias, dos del Tribunal Supremo, en su contra).

Y es que , por mucho que le duela a algunos, el valenciano y el catalán es la misma lengua: si nos ponemos finos, el valenciano es una variante dialectal del catalán.

Fanatismo, absurdos y censura. Sublime. Este PP no deja de sorprendernos.

Anuncios