Etiquetas

, ,

jack

Parece que a la gente (a alguna, a mucha, a cierta) no les importa si Camps y cia llevaban sus chanchullos con las adjudicaciones de contratos públicos, parece que les molesta más que un quinqui les robe la cartera un sábado… parece que no lo entienden.

Resulta que el dinero de más que se pagaba en esos contratos lo poníamos entre todos (porque necesariamente tiene que haber dinero de más, porque si no hay dinero de más, no da para regalar coches de 20 kilos, eso cualquiera que trabaje en una agencia de comunicación lo sabe de sobra)… pero parece que tampoco esto se entiende.

Así que vamos a explicarlo a nivel botellón: quedamos seis amigos para hacer botellón, cada uno ponemos unos cuantos euros y dos de los amigos se encargan de ir al super a hacer la compra. Bien, resulta que esos dos amigos se compran una botella de Jack Daniel’s para bebérsela al día siguiente mientras ven el fútbol ellos dos solitos; evidentemente comprarán bebida para el botellón, pero como se habrán gastado la mitad del presupuesto en la botellita de bourbon, pues sólo podrán comprar garrafón… luego contarán que el hielo lo han tenido que pillar en una gasolinera a precio abusivo, y que la bebida está cada día más cara en el Corte Inglés, y tal y cual… y como el resto de amigos llevaremos ya un par de copas de vodka en botella de plástico, pues nos parecerán estupendas las razones e incluso brindaremos por los compis que tanto han sudado por preparar un botellón tan digno pese a los avatares del destino.

¿Si os enterárais del asunto de la botellita de Jack Daniel’s os haría gracia? ¿Volveríais a confiar vuestro dinerillo a estos dos mendas? Pues lo mismo es lo de Camps… sólo que el vodka de garrafón en su caso se llama seguridad social, se llama institutos, se llama carreteras… ¿se entiende o no se entiende?

Anuncios