Etiquetas

, ,

Me espolean off-line para que escriba on-line sobre la sanidad pública. Un buen momento, ahora que Obama va avanzando en los USA para que películas como JohnQ se consideren históricas y no contemporaneas.

Y es que se quejan los españoles de su sanidad, y es cierto que tienen escasez de personal, lo que hace las listas de espera interminables, y que muchos centros y hospitales públicos dan pena, tanto en el mantenimiento de las instalaciones como en sus sistemas de seguridad (de nuevo la escasez de personal). Todo esto se podría solucionar dirigiendo a la sanidad pública más medios, porque aunque tengan presupuestos elevados, hay que tener en cuenta que también son los que tienen que adquirir aquellas máquinas de precios desorbitados que no son rentables para la privada. Y es que vivir en un estado con sanidad pública es muy tranquilizador, ninguno de nosotros vive angustiado por las posibles enfermedades que podamos contraer, tenemos interiorizado que, mejor que peor, vamos a recibir un tratamiento digno, y eso es mucho.

Con la sanidad, como con la educación, no se debería jugar. No podemos intentar ahorrar promoviendo la privatización de los centros hospitalarios. Por varias razones, pero principalmente porque la salud no puede medirse en términos empresariales, porque una enfermedad no puede ser o no rentable… y porque es una base fundamental para igualarnos a todos en derechos, por lo menos en el derecho a la salud.

Anuncios