Etiquetas

,

Lo tiene chungo Zapatero si quiere echar adelante con la ley de de Economía sostenible (que permititía poder cerrar páginas o blogs que atenten contra los derechos de autor sin pasar por un juez si quiera).

Hoy en el Diario Información entrevistan a un grupo de expertos en el tema (uno de ellos mi amigo Vicente Juan) y lo dejan muy claro:  esta ley sólo beneficia a la industria tradicional de la cultura, pero para nada se adecúa a la realidad tecnológica que vivimos, además de convertirse en una peligrosa arma (cerrar un medio de comunicación, como una web o un blog, debería pasar siempre por las manos de un juez).

Recuerdo hace años, cuando muchos de mis amigos adolescentes tenían grupos de música (y muy pocas pelas), que decidían grabar un CD o decidíamos sacar un recopilatorio de bandas locales (con su permiso, claro), y nos encontrábamos unos y otros casi irremediablemente con el muro de hormigón de la SGAE: la mayoría de empresas duplicadoras de CD’s se negaban a realizar su trabajo si no se registraba el trabajo en la SGAE (pagando, claro), por miedo a experiencias anteriores… incluso si decidías renunciar a tus derechos como autor, te obligaban a pagar un canon por CD duplicado. Estos gastos extras prácticamente duplicaban el coste del producto, factor que no importaría lo más mínimo a la discográfica que editara a Alejandro Sanz, pero que sí podía significar la diferencia para una banda de quinceañeros entre poder y no poder sacar su música al mundo.

Igual de absurdo que aquella restricción es cuando la SGAE cobra parte de la entrada de todos los conciertos que se celebran en España, sean los miembros del grupos afiliados o no a la asociación en cuestión, sea el concierto benéfico, sin ánimo de lucro o prácticamente una fiesta entre amiguetes. Es un abuso porque no responde a una necesidad real, porque se extralimitan en sus funciones para sacar pelas hasta de debajo de las piedras.

Hablan de defender la cultura, pero ellos son los primeros en ponerle trabas. Si yo tengo un pub y pincho la música de ciertos grupos (cosa por la que no cobro directamente, en un pub se cobra por la bebida, ojo), en realidad esos grupos deberían estar agradecidos (de hecho una buena forma de marketing sería pagar a los pubs de moda para que pusieran tus canciones ¿verdad?)… pero no, lo que hacen es cobrarte por poner esa música. Un pub es difícilmente entendible sin música, pero desde luego, si alguna vez se pasa la SGAE por mi tienda y me quieren hacer pagar por la música de fondo que suena, ese mismo día le doy al STOP del CD. Yo no voy a pagar por poner música, yo voy a dejar de comprar CD’s para poner música de fondo en mi tienda, mis clientes van a dejar de preguntarme ¿qué es eso que suena que mola tanto?, la SGAE tampoco va a sacarme un duro… ¿seguro que el resultado final es que ganan los autores? Me cuesta entenderlo.

Anuncios