Etiquetas

¿Votamos al candidato o a la ideología?

Normalmente me defienden que lo importante es la ideología del partido que tiene detrás el candidato.

Pero, en realidad, el candidato electo tiene muchísima libertad de acción (por ejemplo, las actas de concejal pertenecen a la persona elegida, no al partido por el cual se presentan). Además, el candidato electo pasará a ser un gestor de los intereses públicos (supuestamente guiado por el programa con el que se presentó)… la duda que me surge es: hay mucha gente que tiene una ideología similar a la nuestra, pero ¿todos serían unos buenos gestores, unos buenos representantes?  ¿todos interpretarían de igual forma el programa? ¿todos serían sensatos a la hora de aplicar el programa, o sabrían calcular los tiempos necesarios, o sabrían explicar el por qué de sus acciones? Lo dudo.

¿Es posible que un candidato con una ideología distinta a la tuya sea en realidad, por su manera de actuar, por su gestión, por su forma de comunicar, más cercano a tu forma de entender la sociedad que otro con tus principios ideológicos? Creo que, dentro de unos límites, existe esa posibilidad.

A mi se me da el caso, no sé a vosotros…

Anuncios