Etiquetas

, ,

https://i0.wp.com/www.abc.es/blogs/san-martin/public/Francisco_Camps_y_Ricardo_Costa.jpg

Sí señor, ciertos políticos han decidido que reirse de los ciudadanos no es tan divertido si falta uno de los actores de la comedia. Por si todo el rollo del caso Gürtel no fuera un cúmulo de despropósitos vergonzosos, incluyendo por supuesto culpar al chivo expiatorio de turno (eso sí, un chivo con mucho estilo), ahora, antes de que ni siquiera sepamos si la justicia va a dejar la balanza por un rato sobre la mesilla de noche y soltarles un par de collejas, ya nos están preparando con sus declaraciones: Costa tiene que volver.

Y te planteas: o tienen mucha más jeta de la que podamos llegar a imaginar -que puede ser-, o Costa sabe cosas que cierta gente prefiere que se calle cuando, por fin, se sienten ante un juez que no sea amiguito del alma del principal encausado. Da que pensar, ¿no?

Al final, probablemente, acaben descojonándose de todos los ciudadanos, seguirán ganando elecciones, luciendo sus coches y sus relojes, y sus trajes, y lo que les salga de los mismísimos, porque ellos son la élite, la gente de bien, para los que no valen leyes ni normas, y que han encontrado en la democracia un terreno de juego más presentable, más cómodo, con más posibilidades si cabe para, como es costumbre, seguir haciendo lo que les de la gana. Faltaría más.

Anuncios