Etiquetas

,

No sé si en España somos todos iguales ante la ley, sobre esa afirmación tengo mis dudas.

De lo que no me cabe ninguna duda, después de todo lo que le está pasando, es que todos somos iguales ante los de siempre.

Meterte con cierta gente en España, contra esos caciques de toda la vida, ya sea en forma de nostálgicos de tiempos mejores o de corruptos varios, se paga. Aquí no te salva ser juez de la Audiencia Nacional, alcalde de Seseña o domador de pulgas. En este país estamos demostrando que cierta gente sigue siendo intocable, que ciertos temas siguen siendo tabú.

En esta España, con su ejemplar transición, no se puede mirar atrás; no se puede investigar los crímenes de la dictadura, no se puede señalar a los corruptos. Y si te atreves, te denunciarán, te inhabilitarán, te multarán o, como poco, te insultarán públicamente sn tapujos, como a Mònica Oltra. Y a callar. ¿Quién os habéis pensado que sois?. Ellos son intocables: son los de siempre. Los amos.

Anuncios