Etiquetas

, , ,

Me estoy leyendo el auto del Juez Garzón; sí, el que le ha costado temporalmente el puesto. Público lo regaló hace unas semanas y me lo guardé en el montón de “alguna vez los leeré”. El caso es que la actualidad manda y ha pasado directamente al lugar de honor: la mesita de noche.

Pensaba que sería un tostón, pero en realidad está escrito en un idioma muy sencillo, para nada técnico jurídico.

En el mismo explica claramente hasta donde se extienden las responsabilidades de las desapariciones ocurridas durante y después de la guerra civil. Es especialmente interesante el hecho de cómo enlaza las desapariciones (crímenes actualmente sin resolver) con el golpe de estado, y como al estar unidos ambos crímenes, ambos pueden ser juzgados en la actualidad. También es muy curioso los datos referidos a los estudios psicológicos en los que se utilizaron a presas políticas para encontrar el gen de las ansias democráticas-marxistas… terrorífico, recuerda muchísimo los experimentos nazis, evidentemente.

Cualquiera que tenga alguna duda sobre la legitimidad, puede echarle un vistazo para aburrirse a base de precedentes y leyes internacionales. No hay duda: Garzón podría haber juzgado a Franco y su cuadrilla de matarifes.

Espero sinceramente que algún tribunal superior internacional retome el caso y que, de una vez por todas, se haga justicia.

Anuncios