Etiquetas

, ,

Que lleven a juicio a Krahe porque en una entrevista emitieron de fondo su corto “Cómo cocinar un cristo” es de país tercermundista, pero tercermundista de los buenos…

Ese corto se rodó, ojo, en los 70. Da igual, la Fundación Tomás Moro interpuso una querella criminal por escarnio en las creencias religiosas. Que sí, que se puede, y ya sé que lo alucinante es que exista una ley que defiende a los que se puedan sentir ofendidos porque alguien se meta con su religión, con algo que es pura creencia y superstición. Pero bueno, es lo que tienen los paises tercermundistas, que gobiernan los shamanes y ponen leyes a su gusto…

Y le han  metido 192.000 euros de fianza, posiblemente por el riesgo de que Krahe huya a un país del primer mundo, y no pasa nada. Y finalmente seguro que sale culpable y le meterán una multa brutal, aleccionadora. ¿Y qué pasará? Pues absolutamente nada.

No pasará nada más allá de seguir pagando entre todos los 650 millones anuales que nos gastamos en profesores de religión, profesores elegidos y a las órdenes de los obispos, ojo, nada de ministerio de educación ni leches.

Y es que, tanto que quieren defender la infancia que no pueden ni publicar la foto de un niño en un periódico, me pregunto ¿es moral adoctrinar a un menor de edad en una religión o en una política? ¿no deberíamos ser un estado laico, con educación laica, y que a cada cual en su casa le enseñasen lo que quisieran, y que cuando fuera mayor de edad decidiera si se apunta al club de ajedrez, a la iglesia católica o se hace hare krisna?

Cada día que paso me hago más anticlerical, que le voy a hacer, estoy harto de fanáticos.

Anuncios