Etiquetas

, , ,

En Amsterdam la venta y consumo de drogas blandas está legalizadao desde 1976 (y que yo sepa, sigue siendo un país encantador donde vivir, de hecho el 6º en nivel de vida en el mundo…). Los únicos sitios dónde puedes adquirir marihuana y derivados son los Coffee Shops (hay cientos), pero no es un mundo sin reglas: hay un máximo que puedes comprar como consumidor, un máximo que puedes vender como establecimiento, no se sirven bebidas alcohólicas en ellos y, al menos donde yo estuve, no te venden la marihuana en la misma barra que la bebida… y ni siquiera te la pueden servir a la mesa ni ofrecértela mediante publicidad o un menú (aunque en la barra de la marihuana sí que existen esas cartas como si fueran los menús de un restaurante…)

En otras tiendas llamadas Smart Shop puedes comprar hongos, ácidos y miles de hermanos macarras del red bull. Todo está controlado, y realmente funciona: en Amsterdam no hay apenas delicnuencia, en los bares y coffe shops no hay peleas, ni gritos, ni gente haciendo aspavientos, ni pesados… siendo la ciudad más tolerante a los vicios del mundo, es la que más los ha normalizado, desprendiéndoles de toda su parte mala, y convirtiéndolos en algo civilizado y respetuoso (y, de paso, una forma muy interesante de recaudar impuestos).

Si vas a Amsterdam de novato, os recomiendo el coffee shop que a mi me recomendaron, el Green House, junto a la Plaza Dam… y si no sabes liartelo, no te preocupes, venden ya liados con baja cantidad de maría (el happy meal que le llamaba yo… aunque ojito, que no son ninguna broma…)

Anuncios