Etiquetas

Hoy me he tragado enterito el desfile del día de la hispanidad, será que pese a mi ideología más bien antimilitarista llevo en la sangre el espíritu castrense. Por desgracia unos demócratas de toda la vida han decidido arruirnarme el espectáculo dedicándose a abuchear a Zapatero (luego, según me he enterado, resulta que es una tradición de los últimos años: se conoce que consideran que el día del ejército es un día suyo, de la gente bien, y que es idóneo para identificar y crear lazos entre política y ejército… deben de querer lanzar la idea de que el ejército es suyo, como en épocas mejores…)

Aparte de que me parece una falta de respeto brutal al acto -ya que no tiene nada que ver con el tema de la protesta-, me ha parecido indignante que continuaran los abucgeos incluso durante el homenaje a los familiares de los militares caidos en acto de servicio durante el último año. Cada uno podemos tener la ideología que queramos, y demostrar nuestro inconformismo con el gobierno si lo deseamos; pero, faltar el respeto a unas personas que están sufriendo por la muerte de un familiar, querer que prevalezca tu opinión política sobre el derecho a unos minutos de reconocimiento, no es de ser de una ideología u otra: es de ser un personajillo sin sentimientos y un fanático, dicho en palabras menos finas: es de ser un capullo.

Anuncios