Etiquetas

,

Por supuesto, estoy radicalemnte en contra de que le pagemos entre todos la visita al iluminado líder de ninguna religión (para eso pasan el cepillo los domingos, ¿no?).

Pero el titular lo cambió el seños Ratzinger, cuando sacó a relucir que España era un país con un anticleracicalismo radical similar al de los años 30 en España. Bien, luego dirán que lo de la memoria histórica es un recurso de rojos…

Arriba os dejamos la fotografía de Ratzinger en los años 30, cuando era miembro de las juventudes hitlerianas, organismo demócrata de centro al que, seguramente, le obligaron a pertenecer (como nos pasa a tantos con la iglesia católica, que no nos preguntan y nos bautizan…), lo que pasa es que por aquel entonces todavía no era suficientemente mártir como para oponerse, digo yo…

Anuncios