Etiquetas

, , , , ,

 

Desde hace años, una de las grandes batallas de IU es y ha sido la lucha contra el sistema electoral injusto, aquel que conduce irremediablemente a beneficiar a las formaciones votadas mayoritariamente en cada provincia frente a la suma de votos nacionales.

Este sistema permite que grupos muy representativos en una provincia o CCAA puedan tener una representación potente en el Congreso. Esto beneficia a los partidos regionalistas y/o nacionalistas, como es el caso de CIU, BNG, PNV, ERC, etc… mientras que perjudica a los partidos que, si bien se presentan en todo el estado, no consiguen ser mayoritarios en ninguna provincia (lo cual se resume principlamente en IU y UPD).

El discurso tiene su lógica, ya que IU con 1 millón de votos tiene dos diputados y partidos con poquísimos votos como el PNV tienen hasta 8, si no me equivoco. Pero claro, es cuestión de desde donde mires. En cualquier caso, las reglas son las mismas para todos.

 

Lo cursioso es que toda esta reivindicación contra lo poco democrático que es un estado bipartidista y lo bonito que son los colores y la variedad y la pluralidad, se esfuma de golpe en cuanto entra un nuevo jugador no invitado.

 

Desde que Equo anunció su intención de presentarse a las elecciones de 2012 como fuerza verde y por la equidad social, en IU no ha habido precisamente una alegría por la diversidad y la pluralidad. Se hace todo lo posible por acabar con este nuevo “competidor”.  La última aquí.

Reflexionando, me parece que cuando se quejan del bipartidismo no explican que su escenario ideal es, en realidad,  un tripartidismo. PP + PSOE + IU. Y todos los demás, que se sumen a lo que hay o se vayan a su casa.

Desafortunadamente para IU, parace que EQUO ha venido para quedarse. Una pena para ellos si tanto les molesta, pero toda una alegría para un estado que necesita más colores y más brillantes.

 

PD: Bueno, quizá si llegara al poder el PCE, el escenario ideal sería un monopartidismo, pero eso es otra historia 😉

Anuncios