Etiquetas

,

En pleno centro de Dublín os encontrareis este curioso monumento: 120 metros de acero inoxidable, el más alto del mundo. Y ojo, es el monumento más alto del mundo, ya que consideran que la Torre Eiffel u otros similares en realidad son edificios, porque se puede subir a ellos, mientras que a este no se puede acceder.
Inicialmente era un monumento al nuevo milenio, pero la conocida tranquilidad irlandesa volvió a aparecer y se terminó dos años tarde, por lo que decidieron que lo bautizarían como monumento a la luz.
El monumento está instalado donde antes estuvo un monumento al Almirante Nelson, que fue destruido por una bomba del IRA.
Anuncios