Etiquetas

, ,

 

Desde que se inició la paz en Irlanda, uno de los procesos más curiosos que se han llevado a cabo ha sido la conservación de los murales de ambos bandos. Se ha entendido que son un recuerdo de lo que pasó y que es perjudicial borrarlos (un ejemplo de memoria histórica bien entendida); sin embargo, algunos especialmente violentos han sido ligeramente modificados… otros -los más agresivos- se han sustituido por unos murales con mensajes más positivos, aunque siempre han dejado a su lado una placa con una fotografía con el mural original.

Hice un montón de fotografías, pero quizá uno de los más curiosos es el que os muestro. En él aparece un militante de una de las facciones más violentas de los lealistas, que fue asesinado (o eso suponen, nunca quedó claro). Este muchacho tan majo es Steve McKeag -Topgun para los amigos- miembro de la UAD (Asociación por la Defensa del Ulster); procedía de grupos skinhead antes de unirse a esta asociación. Precisamente aquí ganó durante años en la década de los 90 el premio a mejor tirador del año, por el número de enemigos abatidos (al menos asesinó a 12 personas).

Su final fue confuso… se supone murió de sobredosis de cocaína, pero el escenario revelaba posibilidades de que fuera un crimen; de hecho, todo apunta a que fue asesinado, pero no por el IRA, sino por otros militantes lealistas, ya que una vez iniciado el proceso de paz, Steve y su grupo fueron algunos de los que querían continuar con el conflicto armado y hundir el proceso. Hartos de su belicismo, y temerosos de que finalmente consiguieran arruinarlo, Steve y algunos de los más violentos militantes legalistas fueron asesinados por sus ex-compañeros.

Pese a todo, eso no e excluye de ser considerado un héroe por sus vecinos y merecer este mural (hay que tener en cuenta que muchas veces estos murales dedicados suelen estar ubicados en las paredes de las casas de la propia familia de los homenajeados).

Aún así, en este mural, los soldados enarbolando fusiles de asalto antes tenían un tamaño mucho mayor y mostraban sus fusiles apuntando hacia arriba. Con el proceso de paz, les permitieron conservar el mural siempre que redujeran el tamaño de los soldados y los representaran con los fusiles hacia abajo, en señal de rendición de armas.

Anuncios