Etiquetas

, , ,

2012-07-25-metallica_black

 

Dado que nunca me gustaron los grupos clásicos como Led Zeppelin, Deep Purple o Black Sabbath, que nunca le presté demasiada atención a Judas Priest, y que AC/DC considero que tiene unos cuentos temas geniales y otros cientos repetitivos hasta la saciedad, una vez aprendida de memoria la discografía de Iron Maiden me encontraba con un problema. Quería algo más.

En ese momento, la MTV y las radio fórmulas volcaron su atención a un grupo de trash metal americano: Metallica. Sus últimos discos ya estaban ofreciendo un material suavizado respecto al trash tradicional, pero fue su Black Album de 1991 el que ofrecería un material apto para el gran público, sin abandonar en mi opinión la esencia del trash metal.

Metallica ofrecía un metal digno de los 90, muy diferenciado de los grandes clásicos que fueron grabados en su mayoría a principios de los 80. También se notaba en su estética, vestidos de negro, sin florituras ni colores estridentes. Lo más curioso es que cuando consiguieron llegar a este punto, en la cima del trash metal, decidieron dar un giro radical, y sus discos a partir de ese momento cambiarían de estilo, para desesperación de sus seguidores. Probablemente, si no fueran unos músicos tan intrépidos y con tan poco miedo al cambio, tampoco hubieran podido crear un disco como The Black Album y vender, sólo en USA, 14 millones de discos.

Aunque a la larga yo siempre he preferido su álbum anterior And justice for all… tengo que reconocer que fue el Black álbum el que nos enganchó. La balada Nothing else matters fue repetida hasta la saciedad, pero siempre me quedaré con el tema de apertura: Enter Sandman. A la salida de este disco le siguió una larguísima gira mundial de más de 2 años; en medio de esa gira actuaron en el famoso Monsters of Rock, y en su edición de Moscú quedó grabado este video. A mi me sigue poniendo los pelos de punta.

Anuncios