Etiquetas

, , ,

asterix

 

Las aventuras de Asterix el galo fueron el siguiente capítulo en mi evolución en el mundo del cómic. Realmente las historias no eran graciosas en si mismas, creo más bien que su genialidad se sustentaba en la imitación sutil de la época actual trasladada al imperio romano, con infinitos guiños culturales, sociológicos e incluso políticos.

Simultaneamente se convertían en unos libros de historia brutalmente pedagógicos que nunca entenderé como no se utilizan más en centros educativos.

Lo más alucinante de todo tras leerlos es pensar que la mayoría fueron realizados en los 60 y 70, y pese a ello han envejecido increíblemente bien.

La realización artística era impecable, especialmente las reproducciones de edificios y panorámicas: te sumergías en sus innumerables detalles durante horas sin cansarte. Años después (muchos años después) decidí comprar la colección completa y considero que fue una gran decisión; a principios de los 80 no tenía muchos ejemplares: siempre se editaron en formatos poco económicos, y este que muestro arriba, El adivino, fue uno de los que más veces releí.

En el artículo de Wikipedia sobre Asterix hay un montón de anécdotas geniales. Si sois fans os lo recomiendo.

Anuncios